martes, 7 de febrero de 2012

JUAN GOMEZ DE MORA

Nació en Madrid, en 1586, y falleció, así mismo en la capital, en 1648. Era sobrino, del también arquitecto Francisco de Mora, que era Maestro Mayor de la Obras Reales y Maestro Mayor de las Obras de la Villa.
También tenia contacto con la Corte, por parte de su padre Juan Gómez, que era pintor de cámara de Felipe II.

Juan Gómez de Mora, recibió influencias del Renacimiento italiano, así como de la obra de Juan de Herrera, como puede observarse en sus torres. Sus edificios son simétricos, con gran riqueza decorativa, se encuadran en el Clasicismo, pero debido al citado enriquecimiento ornamental, se le considera dentro de la transición al Barroco.

Tras la muerte de su tío, acaecida en 1610, y con solo 24 años, recibe el nombramiento de maestro Mayor de las Obras del Alcázar de Madrid, así como el de arquitecto de Felipe III.

Entre sus obras más importantes están, además de sus aportaciones en El Alcázar:


El Palacio de los Consejos (1611). Aunque diseñado por su tío Francisco, fue Juan quien dirigió las obras. Fue residencia de los duques de Uceda, y a partir de 1717, por orden de Felipe V, albergó los Consejos de Castilla, Indias, Ordenes y Hacienda.

El Convento de la Encarnación (1611-1616), aunque aquí su participación no parece estar clara. Hay diferentes autores, que unos se lo atribuyen a el, otros A Fray Alberto de la Madre de Dios, arquitecto del Carmen y de los Duques de Lerma, y otros, por el contrario, creen que la participación fue conjunta.





El Convento de San Gil, (1613), desaparecido completamente, tras la remodelación de la plaza de Oriente. Ubicacion que podemos ver gracias al plano de Texeira con la numeración XXVII


La Plaza Mayor (1617-1619). La realizó en forma rectangular y porticada. Se construyó en madera y ladrillo, pero los tres incendios que sufrió, en los años 1631, 1672 y 1790, prácticamente la arrasaron, siendo remodelada por Villanueva.


Real Monasterio de Santa Isabel (1640). Realiza las trazas de la iglesia, aunque las obras las inicia Jerónimo Lázaro Goiti, terminándose en 1665.



Casa de la Villa (1640-1644). Realiza la fachada principal, dejando palpable su estilo más herreriano, con sus columnas y capiteles en las esquinas. Al construirse en granito y ladrillo, le dan una policromía particular.


El Palacio de Santa Cruz, hoy Ministerio de Asuntos Exteriores, y antes cárcel de la villa, de ahí el dicho: “dormir bajo el Angel”, por la escultura que corona el edificio. Incluso la estatua de Orfeo, que existe frente al palacio, aun no siendo la original, es obra también de Gómez de Mora. La original descansa en el Museo Arqueológico Nacional, muy deteriorada eso si.

Aunque su obra, esta realizada casi al completo en la capital, fuera de ella también dejo alguna muestra como el Colegio Real de Salamanca, y dentro de la Comunidad, nos dejo El Panteón del Monasterio de El Escorial, el Convento de las Recoletas Bernardas en Alcalá de Henares.




Y el Convento de Ntra. Sra. De los Ángeles, en El Pardo

Tuvo una manifiesta enemistad con el Conde Duque de Olivares, lo que le trajo el ser desterrado a Murcia en los primeros años del reinado de Felipe IV. En 1643, volvió a Madrid, recuperando su antiguo cargo, en el que permaneció hasta su muerte.



TEXTO E IMÁGENES: José Casado (imágenes actuales)

DOCUMENTACIÓN:

WIKIPEDIA
GANARONLOSMALOS.BLOGSPOT

8 comentarios:

  1. Hola José:
    Sin duda, uno de los grandes arquitectos madrileños, que tanto ha contribuido a dar forma a las señas de identidad madrileñas. Merecido homenaje, con unas fotos fantásticas.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  2. Hola José, estupendo trabajo sobre este arquitecto responsable de buena parte de la singular imagen del Madrid de los Austrias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús. Sin duda que se merece un reconocimiento, es uno de los más grandes, y que dejado una impronta muy particular en Madrid.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio. Es cierto lo que dices, el Madrid de los Austrias, seria muy distinto sin sus obras. Ademas sus edificios son muy fotogenicos, y faciles de fotografiar. Un lujo para Madrid.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Se hace usted de rogar, don José, pero veo que al final "merece la pierna". Aunque no te prodigas mucho, cuando lo haces, es a bombo y platillo.
    Gran labor con tus artículos dando a conocer a estos insignes arquitectos que sin sus actuaciones, Madrid sería muy diferente.
    Felicidades, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel. Tienes razon, me hago de rogar. Como disculpa diré que tengo varios articulos a la vez (Juan de Herrera, El Canal del Manzanares, Pedro de Ribera,....)y hay que ir a muchos sitios, buscar muchos datos, hacer muchas fotos, en fin, disculpas.
    Gracias por tu comentario, Madrid es como es, gracias a todos estos "monstruos".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No se qué puedo añadir a los comentarios de los admirados colegas, lo suscribo todo... me gusta muchísimo la arquitectura de Gómez de Mora, y tu post es precioso.
    Una preguntita, José: la tercera imagen entiendo que ¿es el Convento de San Gil?.
    muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Hola Mercedes. Coincido contigo, a mi tambien me gusta la estetica de sus edificios. Efectivamente la imagen es del Convento de San Gil.
    Gracias por tu comentario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar